Sin agua no hay vida

Por Baher Kamal

ROMA,   mar 2017 (IPS) – En una pregunta de un examen de una escuela de periodismo, un alumno respondió que titularía “¡Hay vida en Marte!” a la noticia que anunciara el descubrimiento de agua en el planeta rojo. El joven recibió el puntaje más alto.

A pesar de esta sencilla verdad, los seres humanos han desperdiciado sistemáticamente esta fuente primordial de vida. En ocasión del Día Mundial del Agua, que se celebra este miércoles 22, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió que “todos somos derrochadores cuando se trata de aguas residuales”.

Continue reading

Presidente del eurogrupo acusado de racismo, machismo y xenofobía

Por Editor de Other News

El laborista holandés Jeroen Dijsselbloem, el ministro de  Finanzas  que actualmente preside el Eurogrupo, ha sido duramente crtiticado por dirigentes de varios  partidos que hacen parte del europarlamento, incluido el laborista de su propio país. Son varios los países que piden su salida, acusándole de prejuicioso, machista y hasta de xenófobo.

Continue reading

Martin Schulz, el fenómeno ascendente de la socialdemocracia europea

Editoriales de El País y El Mundo

—————————————————————–

Un revulsivo socialdemócrata  -  El País

Schulz es un candidato creíble para disputar a Merkel la cancillería alemana

Pese a las horas bajas de la socialdemocracia en Europa, los efectos fulminantes del cambio de líder al frente del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) sitúan a Martin Schulz como candidato creíble para disputar a Angela Merkel la cancillería de Berlín en las elecciones del 24 de septiembre, algo con lo que ni la política alemana ni la europea contaban hace pocos meses.

Continue reading

Modelo ETP: se acaba la energía del petróleo disponible (muy pronto)

Ferran Puig Vilar*    

Sin energía, nada ocurre. No hay actividad económica: ni buena, ni mala. Si la energía nos es fuertemente reducida, será ahora mucho más importante que nunca elegir bien los pasos a dar. Ha llegado un momento, irreversible, en que la termodinámica y la geología, tradicionalmente ignoradas por la economía estándar, impiden que el petróleo tenga un precio “bueno”, digamos equilibrado.

Continue reading

Fondo para refugiados y desplazados busca la estabilidad rural

Por Baher Kamal

ROMA, mar 2017 (IPS) – En una de las regiones más grandes de origen y destino de migrantes y refugiados, Medio Oriente y el norte de África, 10 por ciento de las comunidades rurales están compuestas de personas desplazadas, mientras que 25 por ciento de los jóvenes del campo tienen previsto emigrar, lo que genera un problema complejo y muchas veces no reconocido.

Continue reading

Europa regala votos a Erdogan, el ‘Extorsionador’

Nazanín Armanian

Cuando Tayyeb Erdogan convocó a los inmigrantes turcos en la Unión Europea (UE) a participar en los mítines en favor del referéndum previsto para el mes de abril con el que pretende ampliar sus poderes presidenciales y convertirse así en un dictador integral, ni tan siquiera podía intuir la crisis diplomática que iba a provocar. Varios países se negaron a autorizar los actos propagandísticos de Erdogan, pero Holanda, que acoge a cerca de 400.000 turcos, fue más lejos y no sólo impidió el aterrizaje del avión del ministro turco de Asuntos Exteriores Mevlut Cavusoglu que iba a participar en un mitin en Rotterdam, sino que arrestó a la ministra de Familia, Fatma Sayan Kaya, que fue deportada a Turquía vía Alemania.

Continue reading

La globalización, frente a un enemigo imprevisto

Editorial – La Jornada

Después de haber defendido el modelo de gobernanza neoliberal y globalizador con todos los argumentos posibles –y algunos inverosímiles– frente a las impugnaciones de altermundistas, economistas progresistas, organismos sociales y gente provista de sentido común, los ministros de finanzas del Grupo de los 20 (G-20) han comenzado a cuestionarse sobre la viabilidad de buscar una alternativa a dicho modelo sin minar, desde luego, las bases sobre las que descansa el sistema capitalista.

Continue reading

Dos visiones divergentes sobre resultados en Holanda

La extrema derecha sí ha ganado (Público.es) – La reacción popular frena el populismo (El País)

La extrema derecha sí ha ganado

José Vicente Barcia Magaz – Público.es

Me escandaliza profundamente escuchar a un sinfín de analistas y tertulianos mostrarse aliviados ante la victoria del conservador neerlandés Mark Rutte. Igualmente llamativo es el ambiente casi festivo a través del que se está hurtando al público una segmentación de los hechos algo más frío y menos manipulado.

Continue reading

La desvergüenza de ‘El País’

Vicenç Navarro* 

El día 7 de marzo de 2017 El País escribió un editorial en el que hacía suyas las acusaciones –que había hecho el día anterior la Asociación de la Prensa de Madrid- al partido Podemos por acoso a los periodistas que proveían información desfavorable a los intereses de tal formación política. En la siguiente página donde se publicó tal editorial, aparecía una columna que intentaba mostrar ejemplos de dicho acoso, incluyendo en aquella lista un artículo que escribí el pasado 14 de febrero en Público, titulado La desinformación y manipulación de los medios sobre Vistalegre.

Continue reading

Francisco: cuatro años

Carlos Martínez García –  La Jornada 

Cuatro años de grandes expectativas y limitado logro de las mismas. Jorge Mario Bergoglio fue elegido el 13 de marzo de 2013 sucesor de Benedicto XVI, y adoptó el nombre de papa Francisco para desde un inicio enviar el mensaje de que el suyo sería un pontificado marcado por la austeridad.

Continue reading

Por qué las elecciones holandesas son tan importantes para Europa

Claudi Pérez – El País 

Los resultados electorales serán cruciales para algunos de los debates centrales de la UE

 

Holanda es la quinta economía del euro y la sexta de la UE. Un gigante exportador, con un superávit comercial superlativo y con empresas como portaaviones: Royal Dutch Shell, ABN Amro, Unilever, Heineken, Philips o KLM. Por su peso en Bruselas —cuenta con cargos clave como el primer vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, y el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ambos socialdemócratas a la holandesa—, el país jugará un papel clave en algunos de los asuntos fundamentales para Europa en los próximos tiempos: al cabo, comparte buena parte de sus puntos de vista con Alemania, líder incontestable de la Unión.

Continue reading

Explosivo Erdogan

EDITORIALEl País

El presidente turco debe rebajar el tono de sus declaraciones con Holanda y hacer que las relaciones vuelvan a la normalidad

Con sus inaceptables ataques verbales contra Holanda, Recep Tayyip Erdogan, el presidente turco, ha cruzado todas las líneas de lo que debe ser ya no la relación entre aliados —ambos países pertenecen a la OTAN— sino la mínima educación con un Estado con el que se mantienen relaciones diplomáticas.

Continue reading

¿A qué clase media pertenece usted?

Moisés Naím – El País

Las agendas divergentes entre países ricos y pobres están creando importantes fricciones

Hace seis años escribí esto: “La principal fuente de los conflictos venideros no van a ser los choques entre civilizaciones, sino las expectativas frustradas de las clases medias que declinan en los países ricos y crecen en los países pobres”.

Continue reading

El precio del golpe

Opinión de  Eric Nepomuceno – Página12, Argentina

Desde Río de Janeiro

Hace pocos días Michel Temer, que ocupa la presidencia de Brasil desde el golpe institucional del año pasado, afirmó que la economía empezaba a mostrar resultados excelentes.

Bueno, tratándose de un caballero que al discursar en el Día Internacional de la Mujer dijo que el papel de ellas era esencial para saber de los aumentos de precios en supermercados, se puede esperar cualquier cosa. Inclusive semejante disparate.

Continue reading

¿A qué clase media pertenece usted?

Moisés Naím – El País

Las agendas divergentes entre países ricos y pobres están creando importantes fricciones

Hace seis años escribí esto: “La principal fuente de los conflictos venideros no van a ser los choques entre civilizaciones, sino las expectativas frustradas de las clases medias que declinan en los países ricos y crecen en los países pobres”.

Mi argumento en ese entonces —y que ahora se ha confirmado— es que las clases medias en Estados Unidos, Europa y otros países de mayores ingresos verían empeorar su estándar de vida, mientras que en China, Turquía, Colombia y otros países emergentes la situación económica de los más pobres mejoraba. En ese mismo artículo señalé que tanto el aumento como la disminución de los ingresos generan expectativas que alimentan la inestabilidad social y política. La sorpresa, por supuesto, es que el aumento de los ingresos de la gente en los países pobres sea una fuente de inestabilidad. Más abajo vuelvo sobre esta paradoja. En ese artículo de 2011 también alerté de que “inevitablemente, algunos políticos en los países avanzados aprovecharán este descontento para culpar del deterioro económico al auge de otras naciones”. Y finalicé pronosticando que las consecuencias internacionales de este choque de clases, que entonces no eran obvias, acabarían siéndolo.

Bueno… lamentablemente, ya lo son.

En estos tiempos de Brexit, Donald Trump, Marine Le Pen, Geert Wilders, Podemos y otras sorpresas políticas proliferan los análisis que intentan descifrar las fuerzas que nutren “La Gran Furia”, ese profundo descontento que lleva a los votantes a escoger a quien sea con tal de que no se parezca “a los de antes”. La globalización, la inmigración, la automatización, la desigualdad, el nacionalismo y el racismo son solo algunas de las causas que más comúnmente se mencionan para explicar “La Gran Furia”. Pero me ha llamado la atención que los análisis no incluyen en su explicación lo que está sucediendo en Asia, América Latina o África. Una vez más, la narrativa dominante trata como si fuera mundial un fenómeno regional que ocurre principalmente en Norteamérica y en el Viejo Continente.

Los análisis ignoran que la clase media, esa que en Europa y EE UU está luchando para no perder su preeminencia económica, social y política está en pleno apogeo en el resto del mundo. Para una familia en India que, por primera vez, tiene ingresos que le permiten tener medicinas, casa, coche, televisión, teléfonos inteligentes y algo de ahorros, la defensa de la supremacía blanca que en EE UU motivó a muchos a votar por Donald Trump resulta ininteligible.

El apogeo de la clase media en países pobres es la principal revelación de un importante estudio que acaba de ser publicado por Homi Kharas, uno de los más respetados estudiosos de la cuestión. Sus cálculos indican que hoy 3.200 millones de personas forman parte de la clase media en el mundo, es decir el 42% de la población total. Para estos cálculos, los investigadores e instituciones como el Banco Mundial definen como clase media a las personas con ingresos diarios de entre 11 y 110 dólares al día. Este segmento ha venido creciendo rápidamente, pero a diferentes ritmos. Mientras que en Estados Unidos, Europa y Japón crece anualmente al 0,5%, en China e India suma un 6% cada año.

Globalmente, la clase media aumenta 160 millones de personas al año y de seguir a este ritmo, en pocos años, la mayoría de la humanidad vivirá, por primera vez en la historia, en hogares de esta categoría. Si bien las clases medias son hoy más numerosas que nunca en países como Nigeria, Senegal, Perú o Chile, su expansión es un fenómeno primordialmente asiático. Según Kharas, la abrumadora mayoría (¡el 88%!) de los 1.000 millones de personas que formarán parte de este estrato en los próximos años vivirá en Asia.

El impacto económico de todo esto es enorme. El consumo de la clase media en países de menores ingresos crece al 4% anual y ya equivale a un tercio del total de la economía global.

Naturalmente, los cambios que está experimentando la clase media tiene importantes consecuencias políticas. En Europa y EE UU estas consecuencias ya las vemos en los resultados de las elecciones, los referendos y en la proliferación de improbables candidatos que promueven agendas inéditas. En los países de menores ingresos, en los cuales la clase media crece a gran velocidad, también crecen rápidamente las expectativas y exigencias. Estos nuevos protagonistas sociales más tecnológicamente conectados, con más poder adquisitivo, más educación, más información y más conciencia de sus derechos son una fuente de inmensas presiones sobre gobiernos que no tienen la capacidad de satisfacer esas expectativas.

La clase media de los países ricos se siente amenazada y va a exigir a sus gobiernos acciones y resultados que mantengan sus estándares de vida históricos. Al mismo tiempo, la clase media de los países emergentes está más esperanzada que nunca y luchará para que su progreso continúe.

Como ya lo estamos viendo, estas agendas políticas divergentes son el origen de importantes fricciones internacionales. Y lo seguirán siendo.

Anexo:

Holanda como inquietante termómetro europeo

Editorial – El Mundo

Las elecciones legislativas de Holanda nunca habían despertado tanto interés fuera del país como las que se celebran este miércoles. No es para menos, porque las encuestas auguran la victoria del ultraderechista Partido de la Libertad de Geert Wilders. Sobran los motivos para la inquietud en Europa, si bien es cierto que el PVV no tiene prácticamente ninguna posibilidad de alcanzar el Gobierno, porque Holanda tiene uno de los sistemas políticos más fragmentados de Occidente y se hacen necesarias coaliciones de varios partidos -incluso cinco o seis- para formar el Ejecutivo. Wilders aspira a cosechar el 20% de los votos, que se traducirán en unos 30 escaños de los 150 que tiene el Parlamento.

Pero el hecho de que la ultraderecha eurófoba vaya a ser la primera fuerza ya supone un terremoto político en una nación que apadrinó Maastricht, uno de los tratados fundacionales de la UE con el que se inició la verdadera integración política. Un proceso que hasta hace poco parecía irreversible y que hoy, sin embargo, está en cuestión por el auge de los populismos. En ese sentido, Wilders ya ha conseguido dos triunfos claros. Por un lado, ha puesto tan nerviosos a los políticos de los partidos tradicionales de su país, que éstos han tenido que radicalizar sus discursos en temas como la inmigración para no parecer tibios ante una ciudadanía que de forma mayoritaria asegura que el principal problema de Holanda es la amenaza para los valores nacionales que supone la llegada de musulmanes. Y, por otro, su imparable empuje ha supuesto un gran acicate para correligionarios de otros países en los que la ultraderecha también ha visto aumentar de forma espectacular su intención de voto. Recientemente, un candidato de ideología filonazi estuvo a punto de llegar a la Presidencia en Austria. Y en las inminentes elecciones francesas, Marine Le Pen podría imponerse en la primera vuelta. Así pues, Europa contiene la respiración ante el resultado holandés porque no hará sino inaugurar todo un ciclo político en el que se verá qué peso político real tienen hoy las formaciones que coquetean con dinamitar la UE. Y parece que no es precisamente escaso.

No nos cansaremos de repetir que la parálisis de Bruselas en los últimos tiempos ha dañado seriamente la credibilidad del sueño comunitario. Europa ha dejado de verse en muchos casos como la solución a los problemas para ser percibida como la causa. Un mantra peligroso al que también han contribuido con enorme frivolidad los políticos en sus respectivos países. En Holanda, como en el resto de los Veintiocho, sus dirigentes no han dejado de repetir desde el estallido de la crisis que tenían que imponer serios recortes y ajustes por mandato de Bruselas, sacudiéndose así su propia responsabilidad. Esa actitud está minando el crédito de la Unión, lo que unido al desgaste generalizado de los partidos tradicionales supone el caldo de cultivo ideal para las formaciones populistas eurófobas. Wilders agita esa bandera, a la vez que capitaliza gran parte del descontento ciudadano usando a los inmigrantes -sobre todo musulmanes- como chivo expiatorio. Y con eso le vale. Porque en realidad no ofrece ningún programa articulado. Nadie sabe qué haría en caso de gobernar. Es el triunfo del populismo vacío.

El nerviosismo político y social es tal que explica el incidente diplomático con Ankara que ha provocado el Gobierno holandés al impedir la entrada del ministro de Exteriores turco para participar en una campaña pro Erdogan. Las aguas están demasiado revueltas en Holanda y en toda Europa. Veremos hasta qué punto las urnas sirven para calmarlas o agitarlas todavía más.

Continue reading

El proyecto socialdemócrata europeo y su crisis

Federico Larsen – Portal Notas

En un año electoral crucial para toda Europa, el progresismo se muestra cada vez más desorientado y sin poder salir de las instituciones. Sin una izquierda sólida, la derecha gana terreno.

La ruptura del Partido Democrático (PD) italiano es sólo la última de una serie de eventos que demuestran la desorientación de la socialdemocracia europea.

Continue reading

El cobarde silencio de Suu Kyi ante un auténtico genocidio

EDITORIAL – EL MUNDO

La lejanía física y la enorme distancia cultural e informativa hacen que se hable muy poco de casos tan graves como la limpieza étnica que está sufriendo el pueblo rohingya. Se trata de 1,3 millones de musulmanes perseguidos y maltratados en un régimen de verdadero apartheid en Birmania. Es éste un país budista en el que esta minoría étnica y religiosa lleva viviendo desde el siglo XVIII, a pesar de lo cual son tratados como inmigrantes ilegales. La situación de los rohingya, sin acceso a la enseñanza o la sanidad y con total restricción de movimientos, es dramática hace décadas, pero se ha agravado en los últimos años.

Continue reading

Igualdad de género: deuda social

Editorial – La Jornada

Con marchas, sentadas,  plantones, mítines, bloqueos carreteros y un paro internacional impulsado por organizaciones feministas se conmemoró ayer el Día Internacional de la Mujer. La convocatoria a Un día sin mujeres” en el trabajo doméstico y asalariado, que tuvo eco hasta en 40 países, buscó visibilizar la importancia de las labores que ellas llevan a cabo sin remuneración, así como denunciar la disparidad de ingresos que padecen en todo el mundo.

Continue reading